Testimonio del 24 de abril de 1984: “recoja esa vaina y váyase de aquí”