DECÍDANSE A INVERTIR EN LA EDUCACIÓN VIRTUAL

EL COMERCIO EDUCATIVO: UN HILO CONDUCTOR PRE Y POST PANDEMIA
julio 16, 2020
LA VOZ DE FAPROUASD
julio 22, 2020

Para que la UASD salga adelante con la educación virtual tiene que invertir, al menos 500 millones en una primera etapa. Si acepta las propuestas que desde hace años viene haciendo el profesor Dionisio Grullón, de la Facultad de Ciencias, la inversión podría ser menor.

No es haciendo cursitos con profesores voluntarios ni echando la carga a los profesores que se va a salir adelante. Lo primero es un diagnóstico serio entre profesores y estudiantes, sobre condiciones materiales, físicas, de salud, sociales, tecnológicas, disposición y voluntad para pasar a la educación virtual; lo segundo es un estudio de los requerimientos técnicos que se requiere para dar servicio a cerca de 200,000 usuarios distribuidos por todo el país, esto incluye la capacidad de la plataforma, la contratación de espacio en las nubes, la contratación de licencias y el uso del software libre, la contratación de técnicos, etc.; existe otra contratación que hay que hacer, y es la de técnicos que den cursos de verdad a 3000 profesores en manejo de la plataforma y herramientas virtuales; hay otra contratación, que es la de especialistas en elaboración de contenidos académicos, pues las autoridades de la UASD pretenden que seamos los profesores que elaboremos todo eso, cuando no tenemos la especialización ni el tiempo para eso. Se está pretendiendo que trabajemos con enlatados, pero aún así, se requiere un proceso de validación de alguien, porque si no el currículo uasdiano dejará de existir dando paso al laissez faire y laissez passer y a un mayor deterioro de la calidad; no se están discutiendo los mecanismos de control y seguimiento de la institución a la nueva educación virtual y el nuevo papel de los coordinadores de cátedras; hay que discutir cuántas secciones promedio es que puede impartir bien un profesor a tiempo completo, dado que la enseñanza virtual es más exigente en tiempo y más estresante que la virtual; cuál es el apoyo económico que se va a dar, primero a los profesores y luego a estudiantes, pues habrá nuevos gastos que hay que transparentar en el teletrabajo.

Entre compras de equipos, de ondas, licencias y contratación de técnicos, temporal y fija, hay que hacer una gran inversión en este año. Aún no hay un balance al respecto.

Por todo lo anterior es que debemos apoyar la iniciativa del profesor Julio César Vargas, para realizar un foro sobre esta problemática, así como las propuestas del profesor Dionisio Grullón. Pero, al parecer, las autoridades están sordas, ciegas y tartamudeando.

Collado
En defensa de la UASD

Comments are closed.